Entrevista al directivo

Trinidad Miguel, Directora Comercial y de Marketing de Grupo Lobe

El Grupo LOBE celebra este año su 30º aniversario. A pesar de la crisis, el grupo dedicado a la construcción, llega a este punto con unas cifras de crecimiento de casi un 30% en ventas y un incremento de su beneficio neto en un 25%.
Su directora comercial y de marketing, Trinidad Miguel, nos cuenta cómo han logrado esta evolución. Trinidad fue, además, Premio ADEA a la Gestión Comercial-Marketing en 2015.
Enhorabuena por este aniversario. ¿Cuáles son los hitos que han marcado la trayectoria de grupo LOBE en estos 30 años?
La evolución que ha mantenido la empresa a lo largo de todo este tiempo se ha basado fundamentalmente y en una decidida apuesta por la innovación y en el trabajo de un gran equipo humano. Grupo LOBE ha pasado de ser una empresa constructora, a una empresa de servicios, que completa el ciclo integral del proceso inmobiliario: desde la compra de suelo, pasando por el estudio económico, el diseño del proyecto por nuestro equipo de arquitectos y técnicos especializados, su construcción y la comercialización. Así conseguimos un mayor control de la edificación, mejoramos su eficiencia y aportamos un valor añadido que consigue superar las expectativas del cliente.

¿Cuál ha sido el secreto para sobrevivir a la crisis con estos buenos resultados?
Grupo LOBE ha sabido readaptarse a la nueva situación del sector, evolucionado hacia una empresa de nuevo perfil, que lidera la transformación del sector de la construcción, tradicionalmente gremial, hacia uno de carácter industrial. Hemos creado nuevos equipos de trabajo y nuevas metodologías, con una apuesta y una inversión muy importante para el desarrollo tecnológico y la innovación muy ambiciosa. Prueba de ello es el Proyecto GLobe de I+D+i de reciente aprobación por el CDTI, el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial del Ministerio de Economía, para la industrialización del sector de la construcción. Es un proyecto de investigación en la edificación que llevamos a cabo con nuestro socio tecnológico HIBERUS, algo que no se conocía en nuestro sector, y que nos convierte en diferenciales.

¿Cómo ha cambiado el sector de la construcción en los últimos 10 años?
Hemos vivido una crisis muy larga, que ha hecho caer a grandes corporaciones, pero que ha propiciado una regeneración de la construcción: solo las empresas que han sabido evolucionar continúan en un sector que todavía tiene que acabar de asentarse. El cambio hay que medirlo en términos de eficiencia y productividad, que es donde nos lleva el proceso de digitalización en el que LOBE está inmerso y que nos conduce a la industria 4.0

¿Y el cliente?
Existe un nuevo perfil, mucho más exigente y que demanda una vivienda de la más alta calidad, busca lo mejor y al mejor precio. Hay que hacer un esfuerzo importante para dar respuesta a esas necesidades. Grupo LOBE siempre ha puesto al cliente en el centro de su estrategia de diseño y de comercialización. Actualmente le ofrecemos una experiencia de compra inigualable en nuestros espacios comerciales vanguardistas, pero estamos en constante transformación, porque si no ofrecemos un producto potente y diferencial, no vamos a captar a ese cliente que exige la mejor distribución, equipamiento, eficiencia energética, y un consumo energético casi nulo…

Parece que el sector se está recuperando, en España se empiezan a ver de nuevo más grúas y la compraventa de viviendas ha crecido casi un 15 % en Aragón durante el pasado año, por encima de la media española. ¿Qué perspectivas creen que tiene el sector de la construcción en España?
Nos encontramos en un periodo de estabilización, en el que hay una demanda retenida de vivienda de obra nueva, con unas exigencias muy diferentes; hasta la fecha solo el precio era lo importante. El público decide que ahora es el momento de compra puesto que hay unas buenas condiciones de financiación por parte de las entidades financieras y los precios se mueven al alza. Grupo LOBE además tiene en marcha el proyecto más importante en España de construcción de viviendas de consumo energético casi nulo, bajo el estándar Passivhaus, siendo ya referente nacional, nos adelantamos así a la normativa europea del objetivo 20-20-20

¿Qué papel juega la formación en la evolución del sector?
La formación es fundamental, es la clave dentro de ese proceso de industrialización. Nuestra apuesta por el talento es firme, como demuestra la Cátedra LOBE de la Universidad San Jorge, nuestra colaboración con la Fundación Laboral de la Construcción Aragón y otros centros formativos. Paralelamente, la formación interna es un factor que determina nuestro espíritu de superación. Formarse es mejorar para afianzarnos en el liderazgo empresarial.

Además de a la I+D+i, en grupo LOBE dan especial importancia a la RSC, ¿qué acciones están realizando en este ámbito?
Nuestra concepción de la RSC va ligada a nuestra filosofía de empresa, a la búsqueda de soluciones que mejoren la calidad de vida de las personas y del entorno. Colaboramos también con organizaciones deportivas y sociales, como el Estadio Miralbueno El Olivar o ATADES, entre otras. Estamos comprometidos en la creación de valor: para las personas, para el medio ambiente y para la comunidad en la que operamos.

ADEA lanzó el pasado julio el ‘Club de Liderazgo Emocional’, ¿Cómo definiría el Liderazgo Emocional?
El crecimiento de Grupo LOBE no se explica sin el trabajo y la involucración de su equipo humano. Las organizaciones hoy día tienen una percepción y un efecto tanto global como personal. Nosotros trabajamos cuidando factores clave en nuestro sector como la Seguridad y la Prevención, considerando siempre a nuestro equipo como el elemento más importante en nuestra organización.
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y recoger información estadística anónima.
Puede obtener más información sobre las cookies, o bien conocer cómo cambiar la configuración en nuestra Política de Cookies.
Acepto