18 de October de 2018

Jesús Marco sitúa a la empresa como “actor clave” para el futuro de la investigación e insiste en la inversión

El vicepresidente del CSIC participó en el “Ciclo de Investigación y Ciencia” del Foro ADEA para poner de manifiesto los avances y retos a los que se enfrenta la investigación en el siglo XXI


Para Marco, el principal inconveniente está en que muchos de los proyectos no llegan a la fase de explotación, ya que hacen falta nuevos actores empresariales que los sustenten económicamente


Zaragoza, 18 de octubre de 2018

La Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón volvió a reunir el jueves 18 de octubre a un gran número de directivos, empresarios o miembros de la política y sociedad aragonesa para una nueva conferencia del “Ciclo de Investigación y Ciencia”. En esta ocasión, el vicepresidente del CSIC, Jesús Marco, puso de manifiesto cómo abordar, a través de la ciencia, los retos a los que se enfrentará la sociedad a lo largo del siglo XXI.

El investigador, que tituló su ponencia 'El impacto de la investigación en la sociedad del siglo XXI', aseguró que, actualmente, el principal inconveniente de los proyectos de investigación está en que muchos de ellos no llegan a la fase de explotación. “Los científicos nos movemos por la curiosidad, pero muchas veces la actividad de explotación o puesta en marcha no suele ser prioritaria”.

En este sentido, Marco explicó que la carencia está “en la cadena de actores” ya que, según expuso, “hay que desarrollar un mecanismo más ágil que involucre a las empresas, grandes y pequeñas, para apoyar nuestros proyectos”. Es por ello que el investigador  llamó a “invertir” para mantener el futuro de la investigación.

“No se trata de un problema de financiación”, explicó Marco, sino de “llevar a buen puerto todos los proyectos. Los investigadores desarrollamos las soluciones pero necesitamos la colaboración público-privada de Administración y empresas para que alcancen a toda la ciudadanía”.

De hecho, el vicepresidente del CSIC manifestó que la misión del Consejo es promover estrategias “top-down” definidas por retos sociales y económicos y que abarquen todos los procesos de la investigación. “Desde el principio hay que definir dónde vamos, fijar el carácter de la misión, encontrar a todos los actores, integrar a empresas y llegar la explotación”,  profundizó.

En concreto, los principales retos de este siglo XXI están en la alimentación saludable, el cambio climático, las energías limpias, la movilidad y ciudades, la economía circular, la cura de enfermedades crónicas o la inteligencia artificial y robótica. En este sentido, según Marco, "el CSIC tiene en marcha diferentes proyectos, de gran relevancia, que pretenden afrontar estos problemas". Entre ellos, destacó la plataforma de plásticos sostenibles o la plataforma que investiga la historia del Mediterráneo y su influencia en la política.

Sin embargo otro de los principales retos a los que se enfrenta España es la falta de infraestructuras y de inversión pública. “España se ha quedado atrás en inversión de infraestructuras respecto a otros países europeos, en equipación de laboratorios, por ejemplo”, remarcó Marco. Asimismo, el vicepresidente del CSIC puso de manifiesto que la investigación supone un 1,2% del PIB, del cual, un 0,6% lo aporta el Estado y el 0,6% restante las empresas. “No es una cifra extraordinariamente baja, pero es baja”, insistió.

Otra de las claves está en una estrategia europea común. “Debemos abordar retos globales en colaboración con otros centros europeos en lugar de competir”, pero, para ello, es necesario llevar a cabo “plataformas interdisciplinares” que cubran los huecos vacíos que otros actores puedan haber tenido.

Actualmente, el CSIC tiene en marcha en España 6.000 proyectos de innovación y en 2017 se publicaron más de 12.000 artículos de investigación. Estos datos muestran “la buena salud de la investigación y la calidad de los investigadores españoles”.

Sin embargo, en este sentido, el presidente de ADEA, Salvador Arenere, destacó que hace falta “más comunicación o márketing por parte de los centros de investigación para dar a conocer a los ciudadanos lo que se está haciendo”. “Lo importante es que exista un resultado final y para ello la sociedad tiene que profundizar en todos los logros”, aseguró.

Para ello, Arenere concluyó que “falta orientación de base en la escuela o universidades para fomentar que haya más investigadores”. Igualmente, el presidente de ADEA remarcó que “desde el Gobierno de Aragón o desde asociaciones empresariales como la nuestra debemos dar más información para animar a la colaboración”.

La organización de las actividades de ADEA no sería posible sin el apoyo de su Club de Patrocinadores, formado por entidades y empresas: SANTANDER, CAIXABANK, PALAFOX HOTELES, DELOITTE, VOLKSWAGEN AUDI ZARAGOZA, CAJA RURAL DE TERUEL, KÜHNEL ESCUELA DE NEGOCIOS, ENDESA, ITESAL, SACYR E IBERCAJA BANCO.


Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y recoger información estadística anónima.
Puede obtener más información sobre las cookies, o bien conocer cómo cambiar la configuración en nuestra Política de Cookies.
Acepto